PROGRAMAS ALIMENTARIOS FUNCIONAN DE ACUERDO A REGLAS Y MENÚS ESTABLECIDOS POR DIF NACIONAL


Los DIF´s Municipales proponen los padrones de usuarias y usuarios que los pueden recibir. 

Los programas de asistencia alimentaria que implementa el Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), funcionan de acuerdo a las reglas de operación establecidas por el DIF Nacional en los Lineamientos de la Estrategia de Asistencia Social Alimentaria y de Desarrollo Comunitario y es este organismo el que también definen los menús para los programas de desayunos escolares fríos y calientes. 

Al igual que en el resto del país, en San Luis Potosí se da cumplimiento a la normatividad definida por la federación, para las acciones de apoyo alimentario en sus 4 vertientes: desayunos escolares fríos, desayunos escolares calientes, apoyo alimentario en los primeros 1000 días de vida y asistencia alimentaria a personas de atención prioritaria. 

En este sentido, los DIF´s Municipales proponen los padrones de las personas que pueden recibir los programas y el DIF Estatal envía a DIF Nacional estas propuestas, así como las posibles ampliaciones de cobertura, las cuales son validadas por el organismo federal. En estos 6 años se logró incrementar la cobertura en zonas de alta prioridad, como fue el caso de un 100% de atención en escuelas de modalidad indígena de las regiones Huasteca y Media. 

Es importante destacar que cada Sistema Municipal cuenta con sus propios almacenes para el resguardo de los insumos y son estas instancias, con la asesoría de DIF Estatal, las que hacen llegar los productos a los comités comunitarios de las comunidades y escuelas. Durante esta gestión los insumos fueron abastecidos por la paraestatal Diconsa. 

En cada una de las vertientes, se cuenta con calendarios previamente elaborados, para que la llegada de los insumos y la entrega a las personas beneficiadas, se realice de manera ordenada y con la periodicidad que corresponde a cada programa. Para la focalización de la entrega de apoyos, se utilizan datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), como la medición de la pobreza multidimensional y el rezago social, así como información del Consejo Nacional de Población (Conapo). 

Cabe mencionar que el diseño de los menús se realiza a partir de criterios de las Normas Oficiales Mexicanas en materia de nutrición y los valida DIF Nacional, quien cuenta con un equipo de especialistas en el tema. Los Sistemas Estatales realizan aportaciones y sugerencias orientados a promover mejores en los menús y una vez que son definidos, se hace llegar la información a las entidades del país.  

En todo este proceso, el DIF Estatal se mantiene cercano a cada Sistema Municipal, a través de las Oficinas Regionales, para capacitar, supervisar y fortalecer estas acciones, con el propósito de garantizar que los programas de asistencia alimentaria representen beneficios para la población. 

Derivado de la pandemia por el Covid-19, tal como lo instruyó el DIF Nacional, se mantuvieron los programas y se reconvirtieron los desayunos escolares por la suspensión de las actividades presenciales. En este cambio, correspondió a los DIF Municipales la entrega de los paquetes de desayunos a las familias de niñas y niños que eran parte del programa, así como la captura de la información del padrón de usuarias y usuarios y el cobro de los mecanismos de corresponsabilidad. 

Es importante recordar que antes de la pandemia, en San Luis Potosí se lograron importantes avances en materia de disminución de la carencia de acceso a la alimentación, ya que la entidad avanzó del lugar 20 al 9 entre las entidades del país que más redujeron este indicador.  

Otro logro importante fue que se dio atención de manera oportuna a las auditorías federales del ramo 33, en donde no se recibió ninguna observación cuantitativa del gasto, lo que confirma el uso transparente de los recursos de los programas de asistencia alimentaria.